sábado, 21 de junho de 2008

La villa de Ayllón (Segovia)


La villa medieval de Ayllón es una de esas excursiones de la provincia de Segovia que conjugan monumentos, paisaje e historia. Esta vez, el viajero no tendrá que buscar la información en guías ni folletos para recorrer sus calles, porque la historia viene a su encuentro en forma de visitas teatralizadas que recorrerán la población hasta el próximo otoño.
El paseo, de dos horas de duración, comienza en el Arco, la única entrada que queda en pie de las murallas, junto al palacio de los Contreras, un edificio isabelino que probablemente albergó a Álvaro de Luna, señor de estas tierras. El recorrido continúa por la plaza Mayor, porticada, con el Ayuntamiento, casi con seguridad antiguo palacio de los Marqueses de Villena, y la iglesia románica de San Miguel, del siglo XII. Por encima de los tejados sobresale la espadaña de la iglesia de Santa María la Mayor. Del siglo XVI es el palacio del Obispo Vellosillo, que perteneció a este ilustre hijo de la villa y teólogo.
En calles y plazas llega el eco del pasado en boca de sirvientes, o personajes anónimos del pueblo que comparten sus cotilleos con los viajeros, o se pone voz y presencia a algunos de los nombres que colocaron esta villa segoviana en el mapa de la Península en el siglo XV. En 1411 se reunió aquí la reina castellana Catalina de Lancaster con Fernando de Antequera, que se convertiría en rey de Aragón. Pocos días después llegó a Ayllón el futuro santo fray Vicente Ferrer, quien se hospedó en el convento de San Francisco. Y no hay que olvidar al condestable del reino de Castilla Álvaro de Luna, al que se le debe el mayor esplendor de la villa, cuando fijó aquí su famosa corte, principalmente en sus destierros (1427 y 1438).
La sorpresa final llega con los créditos, porque estos estupendos actores son personal del Ayuntamiento que, tras un curso de formación promovido por la Asociación Ayllón Medieval, tienen el reto cada fin de semana de traer al presente el pasado de la población. Finalizado el recorrido, toca saborear el suculento asado de cordero que ofrecen los restaurantes de la zona.


Fonte: http://www.elpais.com/articulo/viajes/horas/medievales/elpviavia/20080524elpviavje_1/Tes/

Um comentário:

FAbiana disse...

Legal, gostei da reportagem. O seu espanhol esta muito bom!!!!!!